Destinos para perderse: Palacio de Cristal (El Retiro) | Life&Style Almería by MG

Vivir con estilo

Cultura y Turismo, Lo más actual, Viajar

Destinos para perderse: Palacio de Cristal (El Retiro)

Hoy, en nuestro especial “Destinos para perderse”, recorridos por lugares únicos por su aportación histórica, cultural o turística; nuestro compañero, colaborador y fotógrafo Mateo Bovet nos emplaza a visitar el majestuoso Palacio de Cristal del Retiro (Madrid). Una catedral de vidrio, de clásicas proporciones, que mira al lago y se extiende a sus pies como un espejo donde han de mirarse los esbeltos troncos, las verdes frondas y las pintadas corolas que aguarda el Palacio…

El Palacio de Cristal del Retiro es una estructura de metal y cristal situado en los Parque del Retiro de Madrid (España). Fue construido por Ricardo Velázquez Bosco en 1887 con motivo de la Exposición de las Islas Filipinas, celebrada ese mismo año.

_MG_8339p

A sus pies se encuentra un lago artificial (existe una escalera que se sumerge dentro de él), en el que se pueden encontrar varios ejemplares de ciprés de los pantanos, cuya principal característica es que parte de su tronco y de sus raíces están bajo el agua. El edificio está rodeado de castaños de Indias.

_MG_8358_59_60_tonemappedap

Como curiosidad, el 10 de mayo de 1936, fue el escenario en el que se eligió a Manuel Azaña como presidente de la República. En 1975 se llevó a cabo una reparación integral que devolvió al Palacio el aspecto original. En la actualidad está co-gestionado por varias entidades (Ayuntamiento de Madrid, Museo Reina Sofía…) y en su interior se realizan exposiciones de arte contemporáneo.

_MG_8343_4_5_tonemappedap

Pero sin lugar a dudas, su mayor encanto es descubrirlo paseando por el Retiro. Cuando uno llega junto a él, no puede resistirse a mirar a través de su estructura buscando saber que hay en su interior. Cuando hay alguna exposición, se crea un marco perfecto para ello; su luz, esos espacios diáfanos. Cuando no acoge ninguna, ese misma característica es la que lo hace bello; luz, estructuras, cristal, poder contemplar dentro y fuera a la vez.

Un lugar donde hay que ir, al menos una vez en la vida, preferiblemente en otoño y disfrutar de su lago, sus árboles y su belleza.

***Fotografías y descripción de Mateo Bovet.

Deja un comentario