Sección Deporte y Salud: “Ejercicios beneficiosos para la Aterosclerosis y cardiopatía coronaria”-2ª Entrega | Life&Style Almería by MG

Vivir con estilo

Actualidad, DEPORTE Y SALUD, Lo más actual, SALUD Y DEPORTE

Sección Deporte y Salud: “Ejercicios beneficiosos para la Aterosclerosis y cardiopatía coronaria”-2ª Entrega

¿Qué es la aterosclerosis?

La aterosclerosis es una enfermedad de los vasos arteriales, caracterizada por la acumulación de sustancias variadas, pero principalmente grasas y detritos en la pared interna de estos vasos (placas de ateroma), produciendo un endurecimiento, rigidez y disminución del calibre de la arteria (estrechamiento). Por ello, la sangre sufrirá una mayor resistencia para poder continuar su recorrido por el sistema cardiovascular.

Dicha obstrucción de los vasos origina trastornos circulatorios en la irrigación de los órganos correspondientes. Cuando sucede en la vascularización coronaria que irriga la musculatura del corazón se habla de cardiopatía coronaria o isquémica, por lesión ateromatosa, y su expresión clínica más grave, por obstrucción total, es el infarto de miocardio (necrosis de origen isquémico). En caso de obstrucción parcial puede producir dolor torácico, considerándose entonces una angina de pecho. Si la oclusión es en las arterias cerebrales se produce el infarto cerebral o accidente cerebro-vascular. En definitiva, la inmensa mayoría de los infartos y accidentes cerebrovasculares se deben a la aterosclerosis, y son la primera causa de muerte en la población española. Entre los supervivientes permanece un alto grado de invalidez física y psicológica, además de enormes gastos para la sanidad pública.

Tabla 1. Beneficios de ejercicio físico para la arteriosclerosis y cardiopatía coronaria

Beneficios del ejercicio físico .         Reduce el riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares;
·         Mejora el riego cardíaco (coronario);
·         “Limpieza” de vasos sanguíneos;
·         Aumenta la capacidad de intercambio del oxígeno entre la sangre y las células del miocardio;
·         Disminuye el riesgo de formación de coágulos y trombos por un incremento de los mecanismos de fibrinolisis;
·         Aumento de la vascularización y dilatación de los vasos;
·         Aumento de volumen de la cavidad ventricular, lo que supone una disminución de la frecuencia cardiaca en reposo y el consiguiente ahorro de gasto energético.
·         Disminución de la respuesta simpática o al estrés, por un menor vertido de catecolaminas, que aceleran el rimo cardiaco;
·         Modificaciones (disminución) de otros factores de riesgo  favorecedores de la arteriosclerosis: hiperlipidemia, hipertensión, obesidad, diabetes, estrés, etc.
·         Cambios indirectos en el estilo de vida (menor consumo de tabaco y alcohol, alimentación equilibrada, descanso profundo, …).
Prescripción: Intensidad/Fre    cuencia/Duración ·         Se recomiendan ejercicios continuos de baja intensidad (capacidad aeróbica), de 5 a 7 días semanales (por ejemplo: andar, trotar, nadar, montar en bici, pero siempre de una manera cómoda sin llegar a frecuencias cardiacas muy elevadas (a una intensidad del 50-70% de la frecuencia cardiaca máxima –FCM-, siendo ésta calculada, de forma simplificada, por la fórmula: 220 – edad). 
·         El paseo activo es una excelente actividad para estas personas, progresando primero por el volumen –andar más tiempo-, y después por la intensidad –andar más rápido-), y siempre manteniendo una adecuada respiración (no forzada ni jadeante). Si el peso se considera normal, hacer al menos 30 minutos de ejercicio aeróbico todos los días. Si una persona tiene sobrepeso y obesidad, se deben hacer de 60 a 90 de ejercicio aeróbico de baja intensidad diariamente.
·         Además, es conveniente realizar 2-3 sesiones semanales de resistencia muscular, con baja carga y muchas repeticiones.
Limitaciones/
Contraindicaciones
·         No realizar ejercicios isométricos máximos ya que puede producir una sobrecarga de presión ni actividades de gran intensidad (anaeróbicas) Se pueden introducir ejercicios isométricos no máximos de manera muy lenta y progresiva
Observaciones ·         Se dice que “quien mueve las piernas, mueve le corazón”.
·         Realizar una adecuada vuelta a la calma ya que, si no se hace, se incrementa la posibilidad de complicaciones cardiovasculares, por una reducción del retorno venoso y el flujo coronario.
·         Además, en la rehabilitación del infarto de miocardio, el ejercicio físico conlleva notables mejoras en la capacidad aeróbica, en el funcionalismo cardíaco (aumento de la oxigenación y la vascularización del miocardio; menor isquemia y mayor perfusión del tejido miocárdico), incorporación más rápida al trabajo, reducción de la posibilidad de otro episodio, y efectos positivos sobre la depresión y la ansiedad; en definitiva, mejora de su calidad de vida.

 

      También se ha observado que en la rehabilitación del infarto de miocardio, el ejercicio físico conlleva notables mejoras en la capacidad aeróbica, en el funcionalismo cardíaco (aumentando la oxigenación y la vascularización del miocardio, menor isquemia y mayor perfusión del tejido miocárdico), incorporación más rápida al trabajo, reducción de la posibilidad de otro episodio, y efectos positivos sobre la depresión y la ansiedad; en definitiva, mejora de su calidad de vida.

            Los programas de rehabilitación cardiaca siempre deben estar dirigidos por médicos especialistas, con el objeto de reinsertar en la vida activa a estos enfermos y proporcionarles una calidad de vida igual o superior a la que habían tenido hasta el momento. Este control es muy importante, ya que la incidencia de un accidente cardiovascular durante el ejercicio es 10 veces mayor que entre la población sana.

            Para algunos puede ser difícil el someterse a un programa de actividad física, pero el paseo activo lo pueden realizar todos y es una excelente actividad para estas personas, progresando primero por el volumen –andar más tiempo, preferiblemente con mayor frecuencia-, y después por la intensidad –andar más rápido-).

            Antes de empezar un programa de ejercicio cardiovascular, es muy importante realizar una prueba de esfuerzo submáxima. Para ello se recomienda una prueba sobre cinta o bicicleta ergométrica, finalizando la misma cuando se alcance el 85% de la frecuencia cardiaca máxima (FCmax). Esta FCmax se estima con una fórmula utilizando la edad de la persona. Clásicamente se ha utilizado la fórmula “220-edad”, pero ésta, pese a su fácil manejo y recuerdo, no es la mejor (Robergs y Landwehr 2002), proponiéndose en estos primeros años del siglo XXI la siguiente fórmula: 208- (0,7 x edad) (Tanaka et al.2001).

De cara al entrenamiento sería deseable familiarizar al practicante con la escala del esfuerzo percibido (RPE), que será un indicador valioso para monitorizar su tolerancia al ejercicio:

Borg G. Borg´s perceived exertion and pain scales. Champagin, IL. Human Kinetics 1998

Tabla 1. PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO EN CARDIOPATAS

TRABAJO CARDIOVASCULAR  FRECUENCIA: 5 – 7 días en semana
DURACIÓN: Entre 30 y 60 minutos continuos
INTENSIDAD: 50 – 70% FC max
TRABAJO CON SOBRECARGAS FRECUENCIA: 2 – 3 días en semana
VOLUMEN: 1-2 series/15 a 20 repeticiones
INTENSIDAD : 60% de 1RM, estando desaconsejados los ejercicios isométricos

 Deporte y Salud By Antonio J. Casimiro

 

 

Deja un comentario