Sección Turismo de Interior: Gádor, un oasis de cítricos en medio del desierto | Life&Style Almería by MG

Vivir con estilo

Costa de Almería. Turismo de interior de Almería, Cultura y Turismo, Lo más actual

Sección Turismo de Interior: Gádor, un oasis de cítricos en medio del desierto

Abrigo de civilizaciones y culturas milenarias, este destino de interior ofrece una amplia oferta cultural rodeado de un enclave natural en el que destaca su gran huerta de naranjas.

Vista panorámica huertos de naranjos de la vega de Gádor

Gádor es un pueblo blanco ubicado en las faldas de la sierra de su nombre. Con un paisaje único, en la que las huertas de cítricos ejercen de oasis en medio del árido desierto, este municipio se encuentra muy cercano a uno de los tesoros más importantes del neolítico, el poblado de los Millares. Conjunto megalítico en el que sepulturas y ruinas argáricas forma el importante yacimiento del poblado de los Millares entre las ramblas de Huéchar y Ciscarejo.

Cuna de civilizaciones, Gádor debe su nombre al paso que en su municipio dejó la cultura fenicio-ibérica. En el recorrido histórico por este municipio, no podemos pasar por alto la Necrópolis Megalítica de Gádor, uno de los conjuntos funerarios más amplios e interesantes del sureste peninsular en el que están representados enterramientos de distintos tipos a lo largo de una amplia extensión.

Gádor con la Iglesia Parroquial de Santa aria de la Villa de Gádor al fondo

Pero no es de la única civilización que ha dejado huella en Gádor. Igualmente se han encontrado restos de la época romana y bizantina, constatando así, su poblamiento en este periodo histórico. Durante el periodo de Al-Andalus, Gádor tuvo su propia mezquita y comenzó a desarrollar un estudiado sistema de regadío que aprovechaba las aguas para la agricultura y la molienda que todavía se conserva.

Cierran el patrimonio cultural del municipio ‘El Castillejo’, una fortificación de los siglos IX y X, construida por los musulmanes sobre asentamientos anteriores de la Edad del Bronce Medio y de la época del Bajo Imperio romano; su Casa Consistorial (levantada sobre el antiguo pósito); la iglesia de Santa María y los monumentos a la Mujer, al Jornalero, a San Sebastián y a Nuestra Señora del Rosario.

Altar Mayor Iglesia Santa Maria de la Villa de  Gádor

Otro de los grandes atractivos de Gádor radica en su gastronomía en la que el visitante puede encontrar exquisitos platos como el choto al ajillo, las empanadillas de atún fritas, la pipirrana, el pan de higo, las migas cortijeras y el conejo al ajo. La nota más dulce vendrá de la mano de los borrachillos, papaviejos, leche frita, soplillo, tortas de La Candelaria y hornazos.

Ayuntamiento de Gádor, en la céntrica Plaza de la Constitución

Día de la Naranja

Esta original iniciativa surgió con el fin de dinamizar la economía del municipio en torno a uno de los principales recursos naturales con los que cuenta, los cítricos. Es en el mes de febrero cuando Gádor se viste de fiesta para celebrar una gran jornada lúdica en torno al fruto de los naranjos en la Plaza de la Constitución. Un evento que pone en valor la importancia de este producto para la economía provincial, que además, ha hecho de Almería un referente del sector de los cítricos.

Vista panorámica huertos de naranjos de la vega de Gádor

Rutas de senderismo: la Piedra Lisa

Por su ubicación, el municipio de Gádor ofrece una gran variedad de paisajes para recorrer en una agradable travesía senderista. Desde las rutas más agrestes que recorren el Desierto de Tabernas hasta los frondosos valles en los que los naranjos dan color y un especial aroma a los deportistas y aficionados que recorren las rutas que los transitan. Ejemplo de ello es la “Ruta de Piedra Lisa”, que discurre por parajes del municipio gadorense sembrados de historia. Una ruta que atraviesa zonas que atesoran un rico pasado como atestiguan los abundantes restos fósiles, los vestigios de tumbas prehistóricas y los restos de las trincheras de la Guerra Civil.

La escultura paleocristiana del  Buen Pastor evidencia el rico pasado histórico de la Villa de Gádor

Con unos 12 kilómetros de longitud y la ruta arranca en el propio pueblo para dirigirse a la Rambla del Ciscarejo hasta llegar al Piedra Lisa, una zona que conserva importantes restos fósiles y que recibe su nombre por tratarse una gran pared rocosa moldeada por la erosión de viento y el agua. Desde aquí se avanza hasta el paraje de los Retamares, donde se encuentran los restos de antiguas trincheras de la Guerra Civil levantadas en este punto estratégico con fines defensivos y desde las que se divida una amplia zona del territorio por encontrarse en un enclave elevado. El camino de vuelta se hace bajando por la Rambla las Balsa, hacia el paraje de Las Chimeneícas para llegar al pueblo nuevamente por el Salto del Agua y recorrer algunos de sus enclaves más importantes como la Plaza la Ermita, Iglesia y Plaza de la Constitución.

La estatua del Naranjero, simbolo del reconocimiento y homenaje de Gador al trabajo laborioso de sus naranjeros

Deja un comentario